Sergio Lucero: “Amarin se diferencia por respetar todas las normas y ser flexibles en el trato”

¿Qué hace posible que Amarin, un jugador chico, compita en las grandes ligas del mercado transdermal? Aquí las razones en la voz de nuestro Director & CEO, Sergio Lucero.

Lucero, es uno de los socios fundadores de Amarin. En este artículo cuenta cómo el éxito comercial va de la mano con los valores de la empresa y la importancia del grupo humano. También nos adelanta cuáles son los objetivos de cara al futuro.

Su testimonio nos ayudará a apreciar la importancia que tiene la pasión en los negocios y cómo eso influyó en el lugar que ocupa hoy Amarin en el mercado transdermal.

¡Que la disfrute!

Sobre Sergio Lucero  

De profesión Contador Público graduado de la Universidad de Buenos Aires. Se ha dedicado a lo largo de su carrera al Comercio Exterior y/o Business Development.

Desde hace 38 años trabaja en la industria farmacéutica. Comenzó su labor en 1983, como Jefe del Departamento de Importación-Exportación de Laboratorios Beta S.A. Entre 1985-1991, se desempeñó como Gerente de Operaciones de Farmacéutica Uruguaya S.A. en Montevideo (Uruguay). A su regreso a Buenos Aires, en 1992, ocupó el cargo de Director de Operaciones Internacionales de Laboratorios Beta SA hasta 1996.

En ese año, estuvo a cargo de las negociaciones para la constitución de Ethical Pharmaceuticals Argentina SA. Una empresa que nació bajo el modelo “spin off”, donde Ethical UK, compró el sector transdermal de Laboratorios Beta. Por su espíritu inquieto, la labor de Sergio cobró importancia hasta convertirse en el Business Development Manager de la compañía inglesa. 

A mediados del año 2001, Ethical UK le encomendó la búsqueda de un comprador para la sede de Argentina. Entonces le propuso a los científicos senior del laboratorio, el Dr. Stefano y el Dr. Gabach, que ellos tres como Gerentes compraran las acciones a la empresa. Así nacía Amarin Technologies S.A.

En 2004, consiguió que Amarin y la empresa alemana Helm AG de Hamburgo se asociaran para el desarrollo del parche de Fentanilo. En este proyecto, Lucero supervisó la construcción de la planta de producción en La Rioja, la cual el 15 de agosto de 2006 recibió el certificado GMP por parte de la autoridad europea.

Con sus negociaciones transparentes y superando las diferencias culturales, Sergio logró forjar un lazo de confianza con Helm AG, y en 2010 la compañía europea se convirtió en accionista de Amarin.

En la actualidad, es Director & CEO de Amarin Technologies S.A. y su accionista individual mayoritario.

Amarin, un jugador chico en las grandes ligas

Amarin, la primera empresa en desarrollar parches transdermales en América del Sur, ha logrado ganarse un lugar entre las grandes empresas del sector a nivel mundial.

 

En este aspecto Lucero destaca “Amarin forma orgullosamente parte de este grupo y siendo, creo yo, el jugador más chico, el de menor cantidad de personas (36). Hay empresas dedicadas a esto que su equipo de desarrollo e investigación son muchas más de 36 personas, (...) Por eso estamos muy orgullosos de los logros alcanzados”.

 

Unas de las claves que ha permitido a Amarin pertenecer a este grupo es el profesionalismo. Al respecto Lucero destaca que su equipo “mantiene discusiones con empresas del primer mundo de igual a igual”.  A la vez confiesa: “Lo único que quizá yo podría envidiarles a esas empresas son los recursos económicos con los que cuentan”.

 

 

“Es importante que las empresas con las que tenemos contacto, conozcan que en Argentina existe Amarin, una empresa confiable que ofrece un servicio de excelencia en tópicos y transdermales con un muy buen equipo profesional”.“.

  Sergio Lucero 

 

Otra clave es la flexibilidad y adaptabilidad al cliente. Amarin se caracteriza por “ser respetuoso y cumplir todas las normativas internacionales en la parte técnica pero complementarlo con una actitud flexible en el trato”. Porque “las grandes empresas tienen sus esquemas corporativos y les cuesta ajustarse a las necesidades de cada cliente”.

 

Confiesa que estar en Buenos Aires, Latinoamérica, podría ser una desventaja competitiva respecto a empresas que están en Europa o USA. En este sentido afirma: “muchas empresas pueden preferir a otras más grandes o que ofrezcan un nombre más conocido, porque quizás piensen que están más regulados o sean mejores””. Sin embargo, manifiesta que poniendo foco en sus propias ventajas y en el trabajo con estándares internacionales, han sabido superar este prejuicio.

 

 

La importancia del factor humano en el desarrollo transdermal

Para Amarin no se trata de conseguir solo el producto deseado, sino de que el proceso sea transparente y constructivo. Esto es posible gracias al grupo humano y los valores que ellos encarnan.

 

  • Profesionalismo

Cuando se refiere a profesionalismo habla de personas capacitadas "pero que no deben ser cerradas e inflexibles”.

 

Además de la formación académica, en Amarin es valioso el trabajo con pasión. Recuerda Lucero que una vez le dijo al equipo de trabajo: “tengo un deseo para ustedes: que tengan pasión en lo que hagan”. Porque, aclara, “la pasión significa una emoción intensa que refleja entusiasmo y deseo de hacer algo. Yo no tengo ninguna duda que aquel que hace su tarea de manera apasionada tiene un plus. Igual que un jugador de fútbol profesional, que cobra, pero si juega con pasión, hay un equipo que es apasionado y hay cohesión, ese equipo se va a destacar”. Lo mismo sucede en Amarin.

 

  • Flexibilidad

La flexibilidad es el diferencial de Amarin como socio para el desarrollo de proyectos transdermales. En este aspecto, Lucero amplía: ”Lo que siempre digo es que nosotros tenemos que tener un esquema para cada cliente. Porque cada cliente es diferente.” Las grandes empresas trabajan con esquemas y modelos preestablecidos. Amarin ofrece un plus al decirle al cliente, “Yo te ofrezco el mismo servicio, pero dime qué necesitas, porque lo podemos conversar”. Es simplemente adaptarnos a la necesidad del cliente.

 

Los valores son la base del éxito comercial

 

El secreto del éxito comercial de Amarin también se basa en los valores que atraviesan todo el proceso, incluso desde el momento que ingresa una consulta.

 

  • Compromiso

Lucero destaca que más allá de concretar un negocio buscan crear un lazo con las empresas, por eso el compromiso es tan importante. En este aspecto afirma: “Nunca asumimos un desarrollo o tarea sin saber que podemos comprometernos a cumplirlo. El cliente tiene que poder contar con nosotros siempre. Tenemos una política interna que nos obliga a contestar cualquier consulta en menos de 48 hs. Y si no tenemos la respuesta, contestamos diciendo eso y comprometemos un tiempo concreto para brindarla. La razón es muy simple: Si alguien nos pregunta algo es porque necesita esa respuesta y contestar de inmediato es parte del respeto a nuestro cliente”.

 

 

  • Transparencia

Como mencionamos, Amarin busca establecer relaciones humanas y comerciales a largo plazo. Para ello Lucero confiesa que es esencial “la transparencia en nuestras convicciones, en nuestro accionar, en nuestras capacidades y en todos los órdenes de la vida profesional. Nada se puede construir basado en la conveniencia de una sola de las partes o en el engaño”.

En este aspecto remarca: “Si hay algo que el cliente necesita y nosotros no podemos hacerlo, le damos el asesoramiento para que sepa quién puede hacer eso que nosotros no podemos. Porque estaríamos muy errados al comprometernos en algo que nosotros no podemos hacer”.

 

Amarin de cara al futuro

 

Cuando le consultamos sobre los objetivos a corto, mediano y largo plazo, Lucero no duda en aclarar que los plazos en la industria farmacéutica son extensos. Como ejemplo cita el caso del desarrollo del parche de Fentanilo: “lo empezamos a trabajar en 1999, cuando éramos parte de Beta, y la primera exportación fue en el 2007. Esos son los plazos de la industria farmacéutica”.

 

“El objetivo de corto plazo está en abastecer las necesidades de nuestros clientes en toda Latinoamérica con nuestra planta”. Aclara “que no es simple porque eso significa tomar más gente, invertir y sobrellevar los problemas de crecimiento. Porque cuando uno está enfocado, le pone ganas y le pone pasión, los objetivos se pueden lograr”. A la vez explica que al referirse al corto plazo habla desde 2022 al 2025.

 

Por otra parte, “el mediano plazo lo tenemos que encarar hoy (...) tenemos 4 o 5 proyectos, es todo inversión, es todo búsqueda, es todo trabajar y los resultados de eso los vamos a tener de acá a 6 o 7 años”.

 

Finalmente, “en el largo plazo, yo tengo un gran objetivo, el cual no depende 100% de uno. Así como tengo una asociación comercial estratégica con Helm AG, tengo la ilusión de entablar una asociación estratégica de Desarrollo y Producción con una empresa que esté en parches, que ya exista en Estados Unidos o Europa. Que podamos hacer una sinergia entre la capacidad de desarrollo que existe, porque podemos tomar más personal, porque gente capaz e inteligente en Argentina sobra. Una empresa que tenga una capacidad de producción mayor que nosotros, ya que con nuestra planta podemos abastecer Latinoamérica y hasta un producto chico en un mercado grande. Por ejemplo, nosotros podemos ser los desarrolladores de productos y nuestros socios pueden instrumentar la fabricación y ganamos los dos”.

 

En resumen,

Tal como destaca el Director & CEO de Amarin, Sergio Lucero, para lograr una relación duradera con un socio comercial en el desarrollo de productos transdermales es clave la flexibilidad, el profesionalismo, la transparencia y el compromiso. Valores que, como en el caso de Amarin, se imprimen en la labor diaria del grupo humano que trabaja en su proyecto.

 

Nos gustaría convertirnos en su socio comercial para el desarrollo de su producto transdermal. Póngase en contacto con nuestro equipo y comencemos a conversar.

Suscribite a
#AmarinNews



    ¡Asóciese con nosotros!

    Ofrecemos experiencia y “know how”; y al mismo tiempo, flexibilidad y adaptabilidad a los requerimientos de nuestros clientes.