Formulaciones anti-abuso

Roberto Gabach – Director & Gerente de Nuevos Proyectos

Existen formulaciones creadas para reducir la posibilidad de abuso y mal uso del medicamento dificultando su administración en condiciones distintas a las aprobadas.

Las llamadas “Abuse Deterrent Fomulations” (Formulaciones Disuasorias de Abuso), que en adelante figurarán como Formulaciones Anti-Abuso, son composiciones farmacéuticas diseñadas para reducir la posibilidad de manipulación de una substancia, ej opiáceos, dificultando su administración por una vía o en condiciones distintas a las aprobadas: ej. vía nasal (aspiración o inhalación), vía inyectable, por trituración del comprimido, etc.

La forma más común de abuso de sustancias es por simple exceso de dosis por vía oral. No obstante, el paciente que hace abuso o dependencia a medicamentos puede tratar de intensificar los efectos al masticar, triturar o moler el comprimido, disolverlo o extraer con solventes el principio activo para administrarlo por otra vía (nasal, inyectable, etc).

El objetivo es acelerar o intensificar los efectos esperados reduciendo el tiempo en que se alcanza la concentración máxima o logrando un pico mayor de los niveles de droga en sangre.

Con el objetivo de limitar la posibilidad de abuso, los desarrolladores de medicamentos utilizan una variedad de técnicas para tratar de evitar el mal uso.

Estas incluyen: barreras físicas (ej. impiden triturar el comprimido o impiden disolverlo al utilizar excipientes formadores de gel que obstaculizan la posibilidad de ser inyectado o inhalado), prodrogas (minimizan los efectos máximos cuando el producto es inyectado o inhalado porque no hay metabolismo de primer paso hepático que transforme la prodroga rápidamente en droga activa), sustancias aversivas (capsaicina o lauril sulfato de sodio que producen irritación y dolor si se inhalan), combinación de agonistas y antagonistas (se libera el antagonista si el comprimido es masticado o molido e inyectado).

Si bien las estrategias de prevención del abuso mediante formulaciones especiales ofrecen ventajas terapéuticas, existen barreras para su aprobación (convencer al organismo regulatorio de las reales propiedades anti-abuso de la formulación) o prescripción (productos más costosos que los no anti-abuso).

En USA hubo un estímulo para el desarrollo de las formulaciones anti-abuso como consecuencia de la dependencia y de las sobredosis con opiáceos (“epidemia de opiáceos”). En ese país la cantidad de sobredosis fatales debido a formulaciones orales de opioides (oxicodona, hidrocodona, hidromorfona, oximorfona, etc) se elevó en forma sostenida desde el año 2000.

En el 2015 se calculaba que alrededor de 12 millones de personas usaban analgésicos opiáceos en forma ilícita (sin prescripción médica). Las sobredosis y muertes son causadas principalmente por uso de formas orales por vías alternativas de administración como la intravenosa, aspiración nasal y en forma de cigarrillos.

Con el transcurso de los años, la FDA aprobó varios productos con el rótulo de ADF (Abuse-Deterrent Formulation). Solo para mencionar algunos ejemplos:

 

  • OxyContin ER: diseñado para impedir moler la tableta en un fino polvo para ser inyectado, o bien si se logra esto y se disuelve en un medio solvente se forma un gel viscoso que impide la administración intravenosa.
  • Embeda: son cápsulas con pellets conteniendo morfina rodeando al antagonista naltrexona que queda “secuestrado” en la formulación. Cuando las cápsulas son desintegradas la naltrexona se libera e impide actuar a la oxicodona (ej. bloquea la euforia ocasionada por el opiáceo). Si se ingieren las cápsulas enteras la naltrexona pasa el tracto gastrointestinal sin ser liberada.
  • Arymo ER: tiene una matriz de óxido de polietileno y polímeros de morfina rodeada de una capa dura que resiste la manipulación física (ej. machacado). Si se intenta agregar una solvente se forma un gel viscoso que impide la administración intravenosa.

 

Existen varias formulaciones orales que utilizan el sistema de formación de geles para evitar formas de abuso alternativas a la oral.

En el área de transdermales, la empresa 4 P Therapeutics (ahora subsidiaria de Nutriband Inc) desarrolló una formulación para prevenir el abuso o maluso de opiáces (abuse deterrent fentanyl transdermal system).

En este sistema transdermal, los agentes aversivos están incorporados al backing y son liberados inicialmente en forma rápida y después en forma prolongada cuando el parche es expuesto a un medio de disolución.

A la tecnología que emplea Nutriband la llaman AVERSA. Esta tecnología fue primero diseñada para un parche de fentanilo, pero el objetivo de la empresa es extenderla a parches de buprenorfina y de metilfenidato.

En enero de 2022, Nutriband recibió una notificación de otorgamiento de la patente sobre tecnología aversiva transdermal en USA. La empresa dice tener patentes otorgadas también en Europa, Japón y Corea, además de Australia, Rusia y México.

Suscribite a
#AmarinNews



    ¡Asóciese con nosotros!

    Ofrecemos experiencia y “know how”; y al mismo tiempo, flexibilidad y adaptabilidad a los requerimientos de nuestros clientes.